jueves, 23 de mayo de 2013

Retrospectiva

Les comentaba en mi primera entrada era una intuición lo que me movía a participar de TRAL. Venía yo con una especie de pre-ocupación (un cierto estado de alerta) sobre las redes sociales en Internet, más precisamente sobre el sentido de feisbuc (ya entonces también pedí disculpas sobre la castellanización) La preocupación era en parte un malestar, en parte ganas de jugar, y en parte un compromiso social y político.

No he examinado muy de cerca el malestar. Creo que tiene que ver  con que las formas en que se construye el discurso en feisbuc, me resulta opresivo. Ya venía viendo, en distintas producciones, mecanismos sumamente sutiles de manipulación, consignas elaboradas sobre razonamientossimplistas, tergiversación, política disfrazada de a-política, etc. 

Claro que todo eso no quitaba a la ganas de jugar, de producir otros sentidos. Lo que sí, me ponía alerta sobre la necesidad de contar con herramientas conceptuales para des-cubrir y des-hilar esos discursos, esos mecanismos de manipulación. Sobre todo en los discursos construidos a base de imágenes. 

El compromiso social y político, no me permite  actuar sobre y en esa red, de otra forma. Así que me preguntaba, y empecé a ensayar respuestas, sobre el cómo hacerlo?

Con esa preocupación llegué a TRAL y con la intuición de que a través de esta experiencia, tal vez, encontraría alguna que otra idea o intuición.

Y ya de entrada, nos (y digo nos porque varios nos hemos encontrado en ello) hemos predispuesto a jugar un poco con las palabras, a divagar, a elaborar metáforas, a lenguajear, a, en definitiva, reflexionar sobre la práctica (quizás, bastante cerca de lo que Friere entiende por reflexión

Digo bastante cerca, porque la reflexión no se reduce al mero juego de palabras. Por un lado, porque la práctica no es un mero precipitado de la conciencia, no se reduce a lo que podamos pensar (por más creativos que pudiésemos ser en ello) respecto la realidad.  Y por otro, jugar con las palabras, requiere también de una reflexión acerca de qué palabras estamos utilizando, y cómo expresan, o no, la práctica.

Dicho de otra forma, el sentido deriva de la relación entre la palabra, los seres humanos y el mundo, y no de la relación entre las palabras. 

Así que, en ese lenguajear, en ese divague, creo se estuvieron expresando también, algunas cuestiones alrededor de lo que podemos llamar finalidades de la educación, o si se quiere utopías educativas (y sociales) Creo que nos debemos algunas charlas más profundas respecto de esos temas. Como por ejemplo ¿qué entendemos por educación? Lo mismo respecto del aprendizaje ¿cómo aprendemos? en general y en particular.

Algo al respecto de la reflexión sobre las herramientas, también se hizo presentes en nuestras conversaciones. Por ejemplo con la escritura

En particular, yo vengo entendiendo la educación como un proceso social mediado por estructuras, instituciones, tecnologías y significados. Esta mediación no es neutral, si no que expresa relaciones de poder y antagonismo entre clases sociales (o si se quiere entre opresores y oprimidos) Por lo que la reflexión sobre las finalidades y las tecnologías (al menos) y su mutua implicación me resulta de suma importancia.

El concepto de APA nos a permitido pensar mucho en esas cuestiones. Por un lado, por lo menos para mí, a resultado revelador  pensar la red social como el conjunto de relaciones sociales existente y no en términos de recursos tecnológicos (redes sociales en Internet) Por otro lado, esto me llevó a pensar sobre las determinaciones de las redes sociales y cómo estas pueden ser pensadas y re-creadas con otro sentido. Con todo, creo que, para que el concepto tenga mayor potencia explicativa y transformadora, debiera poder incluir el problema de las determinaciones, del poder, de las finalidades y de las tecnologías

Yo creo que podría hablarse de un currículum oculto de las redes sociales, y creo que el concepto de APA podría ayudar a des-ocultar esas prácticas, valores, usos y estructuras que operan en contra de nuestras pretensiones democráticas.

En ese sentido, quisiera agregar algo más respecto de las significaciones y del lugar desde el cuál se significa. Creo que, como ya dije en alguna entrada anterior, en la medida en que nos disponemos a tejer redes sociales, más conscientes de lo que queremos, es necesario poder des-tejer lo ya tejido, para hacer algo nuevo. La reflexión que quiero traer ahora es desde qué lugar estamos tejiendo. Algo sobre latinoamérica se habló en la última sesión. Estando en consonancia con eso, creo que sería oportuno poder desligarnos de un montón de palabras (conceptualizaciones) que no han sido construidas a través de nuestra experiencia. Creo que, traer a la reflexión a personas y palabras del norte, debiera estar mediada, al menos, por alguna forma de contextualización. 

Como ya dije antes también, todas estas reflexiones no hubiesen tenido lugar sin TRAL (por lo menos, no hoy) Así que ese reconocimiento es la mejor forma de valorar tanto la experiencia como la intuición que me trajo aquí. Fue, sin duda, un arduo trabajo de traducción, reflexión y significación. Encontrarme, tanto con una práctica, como con una serie de conceptos que no conocía, y en el diálogo, tanto interno como externo, encontrar su sentido, sus restricciones y posibilidades. 

Me quedan, todas esas inquietudes y líneas de investigación que señalara anteriormente. Soy consciente, ahora más que antes, del tiempo que puede llevar semejantes aventuras. Pero esa aventura es necesaria y vinculada a una responsabilidad, sobre qué clase de  conocimientos (no información) valores y prácticas creamos en las redes sociales.